Alerta el INAI sobre la práctica frecuente del phishing para cometer ilícitos

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) ha alertado sobre la práctica frecuente del phishing para obtener información confidencial de usuarios de Internet, de manera ilegal, y cometer ilícitos como la usurpación de identidad, el secuestro y la extorsión.

Esta práctica consiste en el envío de mensajes engañosos o en la clonación de portales oficiales de organizaciones, empresas, personajes públicos, entre otros.

En su comunicado, el INAI menciona que existen dos modalidades de phishing:

  • El phishing tradicional, que implica el envío de correos o mensajes engañosos de manera masiva, sin destinatario específico, y
  • El phishing dirigido, que se refiere al envío de correos o mensajes personalizados.

Otra técnica frecuente es el uso de enlaces web acortados, los cuales originalmente se pensaron para compartir direcciones electrónicas a través de redes sociales; sin embargo, un atacante se vale de estos vínculos para “esconder” referencias a sitios, en los que se distribuyen programas maliciosos (malware) o dedicados a estafar.

En las redes sociales, la práctica se da a través de mensajes o publicaciones con enlaces a sitios con contenido malicioso o fraudulento.

Ante este escenario, el INAI emite las siguientes recomendaciones de seguridad a los usuarios de Internet para proteger su privacidad y evitar ser víctimas de phishing:

  1. Verificar que en los navegadores de Internet se encuentren habilitadas las funciones de bloqueo de contenido, del apartado de seguridad y privacidad. Por ejemplo: “Protegerte a ti y a tu dispositivo contra sitios peligrosos” (Google Chrome), “Protege mi PC contra las descargas y los sitios malintencionados con el filtro Smart Screen” (Microsoft Edge) y “Bloqueo de contenido peligroso o engañoso” (Mozilla Firefox).
  2. Desconfiar de las supuestas notificaciones de empresas proveedoras de servicios, instituciones bancarias u otras organizaciones, con mensajes genéricos como “Estimado usuario” o “Estimado cliente”, sin algún tipo de personalización.
  3. Tener precaución con los mensajes de texto, correos electrónicos o notificaciones que recibas, toma en cuenta que, aunque el mensaje incluya cierta información personal, no es una prueba de que es genuino.
  4. Evitar la descarga de los archivos adjuntos y dar clic en los enlaces de correos o mensajes no solicitados.
  5. Verificar los enlaces acotados con algún servicio en línea, por ejemplo: Unshorten o URL XRAY.
  6. No ingresar a sitios web a través de enlaces que recibes por correo electrónico, servicios de mensajería o publicaciones en redes sociales. En su lugar, teclea la dirección directamente en el navegador.
  7. Ser precavido con las solicitudes de amistad o agregar como contactos a personas desconocidas.
  8. No proporcionar información personal, en especial financiera o bancaria, a través de correo electrónico, portales de Internet o llamadas telefónicas, sin la seguridad de que la persona o entidad que la solicita está autorizada para ello. Se recomienda hacer una llamada o enviar un correo electrónico directamente al banco o empresa con la que tengamos la relación y a nombre de quien se realiza el contacto, para verificar que el correo electrónico, llamada telefónica o la comunicación sean auténticos.
  9. Revisa de manera periódica los movimientos de tus cuentas de servicios y bancarias en busca de anomalías.
  10. Cambia tus contraseñas frecuentemente, si sospechas que has sufrido de phishing, cámbialas de inmediato.

Deja un comentario