¿Tiene Windows 8 puertas traseras? Confiar en los sistemas

El gobierno de Alemania tiene la sospecha de que Windows 8 contiene puertas traseras (backdoor) para facilitar el espionaje a la NSA (National Security Agency) de los EE. UU.

Microsoft está en problemas, no sólo de imagen, también económicos. Una noticia así puede repercutir en la confianza de los usuarios y dejar de usar Windows 8, apenas lanzado al mercado a fines del año pasado, esperando ser utilizado por los reacios usuarios del agonizante Windows XP, a retirarse en abril del 2014.

Ayer el diario alemán Zeit Online reportaba el caso y ya ha empezado a propagarse, casi como virus en otros medios informativos. Microsoft no ha dicho nada al respecto. Existe el antecedente de la colaboración descubierta que tiene con la NSA desde el 2007 y que se ha empeñado en desmentir argumentando cumplimiento a requerimientos legales.

Los documentos filtrados a Zeit Online revelan la recomendación del gobierno alemán para evitar el uso de Windows 8 por la sospecha de que hay puertas traseras en el módulo TPM (Trusted Platform Module) que pueden permitit el acceso remoto a Microsoft y a la NSA a las PC y tabletas que lo ejecuten.

La confianza en los sistemas es crucial para su uso. ¿Cómo saber que el programa que utilizas -para lo que sea, en la PC, en el smartphone, en otros dispositivos caseros o industriales- no contiene puertas traseras? Es la paranoia. Los objetivos de la CIA -la tríada de la seguridad de la información: Confidencialidad, Integridad, Disponibilidad- son vulnerados desde antes de generar la información que se busca proteger.

Para espiar a los usuarios de Internet la NSA gasta mucho dinero. Más dinero perderán las compañías cuando esta práctica de la NSA incida en la confianza de los usuarios. Es de esperarse una mayor sensibilización del usuario para proteger sus datos e identidad con la tecnlogía que se lo permita, a sabiendas de que está siendo espiado.

Deja un comentario